Saltar al contenido
Vida Plena PNL

Creencias Limitantes ¿Cómo cambiarlas con PNL?

junio 22, 2020

Creencias Limitantes ¿Cómo cambiarlas con PNL?

¿De dónde proceden las creencias limitantes? ¿Hay que cambiarlas? ¿La PNL nos ayuda? Todos hemos estado sujetos a diferentes entornos en nuestros años de formación, y ello es un factor importante.

Si creció animado a creer que podía alcanzar muchas cosas, es probable que eso se haya convertido en parte de su sistema de creencias y haya dado como resultado lo que usted es en la actualidad.

Todos tenemos modelos de comportamiento en la infancia, que forman una fuente de autocreencia. Si es capaz de imaginarse como otra persona, empieza a creer que puede ser esa persona.

Mucha gente aprende a enfrentarse bien con cualquier entorno en el que se encuentra. El mayor dolor humano procede de no creer que existe un futuro, de no ser capaz de soñar en algo mejor.

Eso es lo que puede hacer un entorno. ¿Quieres saber sobre la naturaleza de las creencias? Lo puedes ver aquí.

Ahora que somos capaces de cambiar nuestras creencias, su origen se vuelve mucho menos significativo. Mientras tanto, sólo se requiere recordar que todos empezamos con un portafolios muy variado de creencias y valores personales.

No toda nuestra experiencia es directa. Leemos libros, miramos la televisión y aprendemos acerca de otros entornos… otros mapas humanos. Pero todo ese conocimiento alcanza el mismo sistema neural que usábamos cuando fuimos pisados en el campo de juego o avergonzados en el patio de la escuela.

Estas experiencias de segunda mano se vuelven de primera mano cuando quedan registradas en el cerebro.

A veces no estamos seguros de si un «recuerdo» es real o imaginado, o quizá algo que soñamos. En el mejor de los casos, nuestro recuerdo se distorsiona cada vez que lo recordamos y manipulamos. Los recuerdos que en realidad lleguemos a rememorar pueden ser recuerdos de recuerdos de recuerdos.

De modo que lo que en primer lugar jamás fue realidad (al ser nuestra representación filtrada de lo que sucedió), se vuelve menos y menos real con cada nueva rememoración.

No resulta sorprendente que seamos capaces de recordar buenos momentos y de bloquear los recuerdos dolorosos… y hacer que los buenos tiempos parezcan mucho mejores a medida que pasan los años.

El dicho «el tiempo cura» refleja el modo en que distorsionamos los recuerdos. El mismo proceso de pensamiento, mientras leemos un libro o escuchamos la radio, estamos ensoñados o fantaseamos, cambia los patrones neurales y puede formar y cambiar creencias a través de la experiencia «indirecta».

Nuestras creencias también se ven afectadas por los resultados que hemos alcanzado en el pasado, por nuestra actuación real.

Si ha conseguido una serie de éxitos, ello tiende a sustentar la creencia de que usted es bueno en lo que hace. Pero si tiene unos resultados mezclados —éxitos y fallos—, como nos sucede a la mayoría, puede interpretar su comportamiento de la manera que lo desee.

La suerte del principiante, sin importar lo impresionante que sea, pronto puede ser explicada por un veterano experimentado, y nuestra autocreencia exagerada, aunque basada en una actuación real, es devuelta de un golpe a cero.

De modo que nuestras creencias también se ven afectadas por lo que hemos logrado en el pasado: nuestros éxitos y fracasos, si lo prefiere, aunque los términos «éxito» y «fracaso» también se basan en nuestras percepciones subjetivas.

No existe lógica o razón de ser en este proceso

Una persona pesimista es capaz de llevar a cabo una actuación impresionante y, sin embargo, interpretar su comportamiento de forma negativa… considerándolo como un golpe de suerte, sin esperar repetirlo la próxima vez, sin creer en sí mismo.

A la inversa, con una actitud distinta, alguien con menos «éxito» establece «excusas» diferentes y llega a la excelencia, sin verse estorbado por la profecía autorrealizadora de una autocreencia negativa.

También tenemos creencias sobre lo que tiene que suceder con el fin de sentirnos bien respecto de una experiencia. Actúan como reglas que han de cumplirse, basadas en la respuesta a la pregunta:

«¿Qué tendría que pasarme para sentirme amado, libre, seguro, saludable o lo que fuere?» En realidad, por supuesto, podemos sentir cualquiera de estas emociones sin que «sucedan» cosas específicas.

Pero nos hemos dado valores o criterios que quizá, innecesaria e irracionalmente, limiten nuestra capacidad para sentir del modo en que queremos sentir.

Estas creencias-reglas («He de ser un buen padre», «He de conseguir un trabajo mejor», «He de obtener una cualificación») pueden ayudarnos o estorbarnos para obtener lo que deseamos. Por ello si identificamos que son limitantes, podemos cambiarlas con PNL.

Una creencia discapacitadora que son limitantes, tiende a estar fuera de nuestro control, o resulta imposible de satisfacer, o es más probable que nos haga sentir mal en vez de bien.

La PNL enfoca las creencias de una manera radical

Usted puede, sencillamente, crear creencias, y descartar otras antiguas. En lo que respecta a su cerebro, puede crear la experiencia. Es elección suya. Es probable que en el pasado haya cambiado sus creencias.

¿Hay algo que hoy crea acerca de usted que no creyera diez años atrás? ¿Hay algo que hoy no crea y que antes cería? Y están las creencias sobre otras cosas, incluyendo gente, lugares o la vida en general.

Somos muy capaces de cambiar nuestras creencias, y ello quizá tenga lugar después de un cambio de entorno, circunstancias o logros reales.

Neurológicamente, sólo cambiamos el modo en que representamos algo en nuestro interior, sin importar las causas. Empezamos a usar senderos neurales diferentes en vez de las viejas y familiares autopistas.

Pero esta capacidad que todos tenemos para cambiar las creencias no es una herramienta que empleemos de manera consciente, de modo que no poseemos el control. Por lo tanto, como requisito identificar esas creencias que son limitantes, y usar la técnica de PNL que voy describir para cambiarlas.

Y te preguntarás ¿Cómo logro cambiar esas crencias limitantes con PNL?

Ahora mismo te dejaré esta técnica que te transformará en tu mejor versión.

Ejercicio de Cambio de Creencias con PNL

1) Piensa en algo quieras alcanzar (expresado positivamente)

Ejemplo: Quiero estar en forma y saludable haciendo ejercicios en las mañanas para 30 de Julio del 2020.

2) Haz una lista de 5 Creencias que te ayuden a alcanzar el objetivo

Escribe lo que salga desde el fodo de tu corazón. Lo que queremos es que salga de forma inconsciente sin pensarlo mucho (mínimo 3).

Ejemplo:

  1. Soy responsable.
  2. Tener el cuerpo en forma es bueno para la salud.
  3. Tengo que dar el ejemplo en la familia.
  4. Yo cumplo lo que me propongo.
  5. Hacer ejercicios te mantiene joven.

3) Haz una lista de 5 Creencias que no te ayudan a alacanzar el objetivo

Escribe lo que te limita (creencias limitantes), como mínimo 3.

Ejemplo:

  1. Tengo la costumbre de procrastinar (dejar de hacer algo).
  2. Yo toda la vida he sido gordo(a).
  3. Me va a doler mucho el cuerpo.
  4. Ya tengo mucha edad.
  5. Me cuesta levantarme temprano.

4) Reemplaza las creencias limitantes por creencias que te posibilitan 

 

5) Manifestar

Estar en un lugar tranquilo, donde puedas relajarte haciendo respiraciones profundas por aproximado 2 minutos o cuando sientas que ya te encuentras calmado y relajado, eso ayudará a que puedas entrar en un estado “Alfa” (estado alterado de la conciencia).

Luego expresar las creencias que te posibilitan, como si fuera un mantra. Hacerlo junto con la meditación sería lo ideal, aunque también puedes hacerlo en un estado de relajación e inclusive antes de irse a dormir.

Recordar hacerlo con emoción e imaginarlo como si ya tuvieras esa creencia poderosa.

Y Dime ¿Cómo te fue en este ejercicio?

!Permitete comentar aquí abajo!

Libros Recomendados

1. Identificación y Cambio de Creencias

2. La Vaca

Abrir chat
1
Hola
¿En qué te puedo ayudar?