Saltar al contenido
Vida Plena PNL

Escucha activa y Reencuadre verbal

marzo 26, 2020

Escucha activa y Reencuadre verbal

Un buen interlocutor no se limita a captar el contenido meramente literal de los mensajes recibidos. La comunicación verbal no se reduce a transmitir y recibir informaciones objetivas.

Los mensajes que emite una persona suelen reflejar también sus necesidades y emociones de forma encubierta, contienen implícitamente sus evaluaciones y transmiten, «en clave», sus llamadas de ayuda, etc.

La «escucha activa» consiste en captar estos mensajes incluidos en los enunciados verbales y en reflejarlos.

Llamamos «activa» a esta manera de escuchar porque se trata de señalar al otro que se ha comprendido lo que éste sólo había expresado implícitamente, sin llegar a formularlo.

Aplicándola, el asesor o terapeuta señala que su interés por la vivencia del otro va más allá del contenido literal de los mensajes, que le está prestando una atención profunda y que se lo toma en serio.

Los seres humanos poseemos un potencial innato para comprender las experiencias ajenas. Ahora bien: la empatía —así se llama esta facultad— es un recurso que no se suele fomentar en nuestra sociedad. Ningún plan de estudios propone profundizar en ella; es más, ni siquiera la desarrollamos conscientemente. Menos aún se nos enseña con qué medios verbales podemos señalar a nuestros congéneres que sentimos interés por sus experiencias.

Reencuadre (reinterpretación) verbal

Existe una técnica verbal sencilla que consigue transmitir el mensaje a un interlocutor con más eficacia que el reflejo. Se trata de expresar lo siguiente: «Te mereces mi respeto, el problema que te afecta es completamente aceptable». La reinterpretación verbal es, en consecuencia, un procedimiento lingüístico destinado a lograr que el interlocutor se acepte a sí mismo y acepte su problema.

La psique humana posee un mecanismo básico que nos empuja a no reconocer en nosotros mismos aquellas características, comportamientos o sentimientos que juzgamos negativos y que nos parecen rechazables en los demás, hasta el punto de que los reprimimos o los suprimimos completamente de nuestra propia experiencia consciente.

Cuando estos contenidos despreciados, censurados y alejados de nuestra conciencia, forman parte de algún problema o conjunto de problemas que pretendemos solucionar, se hace imprescindible que establezcamos contacto con ellos.

El comunicador eficaz dispone de un sencillo recurso para facilitarle la tarea a su interlocutor. Consiste en que una vez identificado el conflicto psicológico, ya sea porque el sujeto lo haya mencionado directamente o porque simplemente se haya hecho evidente durante la conversación, el comunicador eficaz reaccionará con un comentario destinado a neutralizar —o incluso a positivar— la valoración negativa.

Al poner de manifiesto que acepta semejantes «debilidades» por considerarlas normales y humanas, el asesor crea una base de confianza en la que el cliente puede apoyarse para, de forma provisional, reconsiderar su «reacción errónea» y contemplarla desde otra óptica, llegando así a aceptarla.

Ejercicio: Reencuadre verbal

La técnica de los comentarios reinterpretativos va más allá que el sencillo reflejo, es algo más que una versión verbal del procedimiento de reflejar y dirigir. Es diferente porque constituye un primer paso hacia el cambio de los procesos internos del interlocutor.

Proceda del modo siguiente: imagínese en primer lugar un contexto que pueda llevar al individuo a pronunciar el mensaje correspondiente. Más tarde, reaccione emitiendo el comentario adecuado.

Un ejemplo: envidia

  • Enunciado de «A»: «!La vecina se compra un vestido nuevo tras otro!»
  • Reacción de «B»: «A usted también le gustaría ganar lo suficiente como para poder comprarse un vestido nuevo cada cierto tiempo».

Gracias a este procedimiento verbal, usted habrá conseguido trocar el comentario envidioso en una expresión de deseo.

¡Busque otros patrones verbales!

1. Esto me dio una envidia muy grande.

  • Reencuadre: Puedo ver que sientes un deseo fuerte de tenerlo.

2. En aquella situación quedé en un ridículo espantoso.

  • Reencuadre: En ese momento te pudiste ver borroso.

3. Entonces me invadió un miedo terrible.

  • Reencuadre: Sentiste como si hubiera un recorrido en todo cuerpo.

4. En aquel momento estaba acobardado.

  • Reencuadre: Aquella situación te hizo sentir paralizado.

5. ¡Qué vergüenza sentí!

  • Reencuadre: En ese momento hubieras preferido que te trague la tierra.

6. Estuve gritando como si me hubiera vuelto loco.

  • Reencuadre: Escucho que tuviste un sonido de locura en tu cabeza.

7. Lo que dije entonces fue una estupidez.

  • Reencuadre: Lo que dijiste no sonó bien.

8. ¡Qué le voy a hacer, soy muy ambicioso!

  • Reencuadre: Podría ser que si no queremos seguir creciendo económicamente, podríamos convertirnos en conformistas.

9. Aquel comentario mío fue muy malicioso.

  • Reencuadre: Lo que dijiste sonó de forma áspera.

10. ¡No puedo decir que no cuando se trata de dinero!

  • Reencuadre: Eso suena a quieres aprovechar todas las oportunidades que tengan que ver con el dinero.

11. Es cierto que lo que dije sonó bastante despectivo.

  • Reencuadre: Eso se escucha a que fuiste muy diferenciadora.

12. ¡Sé que soy muy presumido!

  • Reencuadre: Saber que tienes las cosas que tu quieres, y los demás no tengan lo que tu tienes, podría ser mejor hablar sobre obtener lo que quieren en vez de obtener lo que tu tienes.

13. En aquel momento sólo pude reaccionar con odio.

  • Reencuadre: Esa situación lleva a bloquearnos de una forma muy diferente, a la forma que responderíamos si no nos afectara.

14. ¡Tengo que vengarme!

  • Reencuadre: Es un impulso que te lleva hacerlo, que es devolver de una forma lo que te hizo, y siempre hay muchas maneras de hacerlo, es la naturaleza del hombre.

15. Es que soy muy rencoroso.

  • Reencuadre: Identificarte como una persona que sólo rememoraba las cosas negativas de alguien, podría ser muy dañino para tu salud, cada vez que veas a ese alguien tus facciones cambiaran y no podran segregar la dopamina (hormona de la felicidad). Y si son muchas personas, esto se complica.

16. Cuando una persona llama la atención de esa manera, yo en lo único que pienso es en competir con ella.

  • Reencuadre: Eso suena como que no te gusta competir, ya que te hace pensar mucho, y sólo quieres actuar.

¿Cuál sería tu reencuadre verbal?

!Coméntanos, qué pondrías en cada uno de ellos!

Abrir chat
1
Hola
¿En qué te puedo ayudar?