Saltar al contenido
Vida Plena PNL

Inteligencia Emocional 10 Puntos de Oro

junio 6, 2020

Inteligencia Emocional Alta ¿Cómo lograrla?

Un políglota es una persona que habla distintos idiomas. La capacidad de hablar varias lenguas te permite acceder a un universo de posibilidades que van más allá de las personas que conozcas y a los negocios, emprendimientos a los que puedas acceder. Sin embargo, podría ser que el término políglota emocional sea extraño para ti.

Un políglota emocional o persona con alta inteligencia emocional, es aquella persona que tiene la capacidad de conocer, entender y adaptarse al espíritu de su interlocutor y, sin llegar a juzgarlo, extraerle lo mejor.

Te puedo afirmar que la capacidad única para relacionarte de manera asertiva con los demás es una de las más poderosas formas para transformarnos en la mejor versión de nosotros mismo, por decir convertirnos en ese 2.0.

Que digan que eres más que empático y que, en consecuencia, no solo llegas a la razón sino que a través de tu inteligencia emocional llegas al corazón de la gente, será tu mayor activo.

1. AMOR

Siente amor en tu corazón y verás el mundo de otra forma; siente que un ser superior guía tus pasos y que estás dispuesto a entregar lo mejor de ti a cualquier ser humano que se encuentre en tu camino, y las cosas empiezan a mejorar.

Tu transitar ya es diferente: te sientes levitar, no sientes más odio ni prejuicios, y todo lo ves como algo guiado. El sentimiento de amor no solamente te hace más feliz, sino que permite que los demás te vean distinto y que te lo reconozcan.

Es como si una nueva aura o energía luminosa se apoderara de ti y facilitara tu interacción con los demás. Simplemente estás poseído por un espíritu benigno que aumenta tu liviandad y pareciera hacerte volar.

Ves todo y a todos como parte de un proyecto único; ves todo y a todos como te ves a ti mismo, con amor, tolerancia y perdón.

2. CONEXIÓN

Siempre ponte como objetivo conectar con la persona con la que te encuentres. Conectar significa que, sin importar cómo sea la persona o lo que te hayan hablado de ella, tú tienes la firme intención de que se la llevarán bien, de que compenetrarán, de que darás lo mejor de ti y extraerás lo mejor de ella.

Conectar es decir que sí o sí congeniarás con esa persona. Es normal, como seres humanos que somos, que unas personas nos sean de más agrado que otras. Pero en este punto eso no te debe importar. Esto te dotará de una gran habilidad para convertirte en un auténtico políglota emocional.

3. SONREÍR

Es quizás una de las mejores herramientas que puedes usar para conectar con el otro. Sonreír es gratis y muy rentable. Cuando tú ves a una persona sonriendo sientes de inmediato que algo bueno pasa en su vida; de alguna manera te sientes atraído por un ser que muestra en su rostro lo que alberga en su corazón.

Por el contrario, cuando tú ves un rostro adusto y serio, que se vuelve repetido y constante, te preguntas si hay alegría en su corazón o en su vida. Desconfío profundamente de quien no sonríe; es posible que tenga un problema en sus dientes o en su corazón o en ambos. Una sonrisa sincera te acerca a tu interlocutor.

Una sonrisa sincera es la radiografía de lo que se halla en tu interior. Cuando alguien no sonríe, solo es fruto de la vorágine interna en la que se debate su vida.

4. CERO JUICIOS Y PREJUICIOS

Ten presente que la persona que tienes al frente ha sido influenciada por un sinfín de razones que escapan a tu alcance. Para que se comporte como lo hace, debieron haber pasado muchas cosas en su vida en las que no hiciste nada para que fueran distintas.

Para que se comporte como lo hace, ese ser humano debió haber vivido muchos momentos difíciles en los que tampoco estuviste presente para cambiarlos. Mal harías entonces ahora en juzgar su proceder o dejarte afectar por defectos que quizás tú también poseas. Te repito entonces: que nada malo, que ningún juicio, crítica o prejuicio frente a tu interlocutor avance por tu mente mientras estás con él.

Si como ser humano te ves tentado a pensar cosas negativas de la persona con la que te encuentres, sé responsable y haz que ese juicio o pensamiento terminen. Piensa en las cosas buenas que tiene y en las razones o puntos comunes que podrían unirlos en vez de distanciarlos.

5. SÉ EMPÁTICO

Desde hoy te importará lo que sienta, lo que diga, lo que hable la persona que pase por tu vida, cualquiera sea. No solamente la escucharás, sino que también te pondrás en sus zapatos para entender la manera en la que ve al mundo y así poder actuar tú en consecuencia.

Ser empático es ni más ni menos ponerse en los zapatos del otro; pero quiero que vayas mucho más allá y que no te conformes.

Quiero que no interrumpas cuando te hablen; quiero que le preguntes por más cosas sobre su vida; quiero que le extraigas una sonrisa, un abrazo a esa persona; quiero que cuando se separen o simplemente dejen de conversar, esa persona con la que hablaste añore volver a encontrarse contigo porque simplemente la has impregnado de tu magia y empatía.

6. TRATA A LOS DEMÁS COMO LO QUE QUIEREN SER

Asegúrate de identificar siempre hacia dónde apunta la persona con la que te encuentres; qué necesidades tiene. Me explico: tú no tienes al frente a un ser humano cualquiera; tienes a alguien con sueños y expectativas para su vida.

Si tú tienes la inteligencia emocional suficiente para identificar aquello que quiere, trátalo en consecuencia. Hazle sentir que tienes claro que estás ante un gran orador, ante el médico cirujano más prestigioso de tu país, ante el mejor escritor del mundo o ante el mejor cantante del planeta.

Cualquiera que sea su sueño, tenlo presente, y hazle sentir que lo tienes claro y que lo tratas para que lo cumpla. Cuando alguien tiene el criterio suficiente para hacerme sentir como el inspirador y transformador de vidas que quiero ser, ese alguien se vuelve importante para mí; tiene mi aprecio. Haz sentir bien a los demás en tu presencia y habrás conseguido un gran avance.

Imagínate cómo se sentiría alguien que quiera ser un gran abogado y que tú le dijeras desde ya que lo es, con el talento y las capacidades que percibes para serlo, y que no tienes la menor duda de que no solo lo será, sino que también lo visualizas como un gran referente internacional en temas jurídicos. Esas palabras, que las debes expresar solo si las sientes a través de un gran espíritu empático, harán que quien las reciba nunca te olvide y te aprecie por siempre.

7. SIÉNTETE COMO LA PERSONA QUE SERÁS

Cuando te encuentres con ser humano alguno, siente que no eres el que hoy eres, sino aquel en el que te convertirás, esto es, tu mejor versión.

Cuando tú tienes la autoconfianza suficiente para sentirte en cada momento como ese ser en el que te convertirás, lo que hagas adquirirá una mayor grandeza; es como si adelantaras el tiempo, y mayores conocimientos, sabiduría y confianza enmarcaran tus actos.

Es muy posible que tú sepas qué quieres para tu vida o hacia dónde quieres ir. Imagina lo que sentirás ante ese destino; una sensación de plenitud y felicidad seguramente lo caracterizarán.

Ahora trae ese estado al momento actual cada vez que irrumpas en un escenario, des una conferencia, brindes unos consejos o simplemente hables con alguien. El resultado será claro: serás un súper ser humano, no solo el ser que eres hoy, sino que serás el que los demás conozcan y sientan.

8. NO TE QUEJES NI TE LAMENTES

Suficientes problemas tienen los demás como para que tú los agrandes con tus quejas y lamentos de cualquier índole.

Nos gustan las personas con visión optimista del mundo; nos gustan las personas que ven el vaso medio lleno en vez de verlo medio vacío; nos gustan las personas que encuentran oportunidades en lo que otros ven como problemas.

Imagina que alguien llegue a tu casa y que en los primeros minutos de conversación te hable de enfermedades, robos, secuestros, de lo mucho que le duele la rodilla y de lo terrible que está el clima. ¿Qué sentirías? ¿Quieres seguir hablando con esa persona? ¿O por el contrario deseas que de inmediato se marche o que cambie los temas de su conversación? Tú y yo sabemos la respuesta; que no seas tú una de esas personas que se recuerda por su negatividad y falta de optimismo.

9. DALE MUCHA IMPORTANCIA A LA FORMA EN LA QUE DICES LAS COSAS, NO SOLO A LO QUE DICES

Tómate el tiempo suficiente para que tras un estímulo escojas la respuesta apropiada a él. Eso te dará muchísima libertad, y al poder elegir, saldrá una mejor decisión que aquella que solo obedece a una reacción visceral o emotiva.

A las personas no les gusta que las hagas sentir mal en público, ni que les muestres sus errores de manera directa ni mucho menos que las hagas sentir mal por los defectos que tienen.

Más bien, con amor en el corazón, un espíritu constructivo e inspirador, diles lo que tengas que decirles para que crezcan y mejoren, no para que se llenen de resentimientos o se alejen de ti.

Recuerda siempre que cualquier acto está enmarcado en el bando del odio o en el del amor. Escoge este último y podrás decir todo lo que quieras en tu vida sin generar resentimiento ni un sentimiento de culpa que poco ayude en aquello que quiero que la persona mejore.

10. CONÓCETE A TI MISMO

Aceptarse y valorarse es una de las señales del “Autoconocimiento”. A la vez, solo quien se acepta y se valora logra vivir de una forma que le resulta satisfactoria, ya que están en armonía sus principios, valores y creencias con sus sueños, metas y objetivos.

Es muy importante que te permitas alcanzar un mayor grado de conciencia, de independencia, de libertad y de seguridad. Date la oportunidad de navegar entre los enigmas y las maravillas de la persona más importante: tú mismo.

Estos son los 10 puntos de oro, para alcanzar una alta inteligencia emocional o ser un políglota emocional. Puede ser que ya tengas incorporados algunas de estas claves, y pueda ser también que requieres mejorar en alguno de ellos.

Y dime ¿Cuál de estos puntos de oro requieres mejorar?

!Coméntanos!

Abrir chat
1
Hola
¿En qué te puedo ayudar?