Saltar al contenido
Vida Plena PNL

Lenguaje Corporal

marzo 21, 2020

Lenguaje Corporal

Es un lenguaje primitivo. Señales y gestos que empleamos para comunicarnos por medio de nuestro cuerpo, y nuestra manera de ser y actuar. En general es la forma en que decimos el mensaje.

La cara de una persona es el vehículo, signo o medio que envía un mensaje. Cuando la gente lee una expresión facial, se ven los datos por separado es posible sacar conclusiones de ello, es decir, de cómo se siente una persona ante una determinada situación.

En los siguientes puntos, usted va a aprender más acerca de las expresiones y a distinguir su significado en el trato con el estudio del lenguaje corporal.

Cruzarse de brazos

Es una posición cómoda por naturaleza y que no es concluyente por sí sola. Puede denotar observación, algo de ansiedad o incluso frío. Alguien que va a escuchar lo que tiene para decirle y teme al respecto, puede asumir esta posición.

Muchas personas creen que una persona que les habla de brazos cruzados se guarda algo. ¿Cuál es el contexto? ¿Se aprieta los labios mientras lo hace? ¿Señala con los pies hacia un lado? ¿Es corto en sus respuestas? Si es así, tal vez en efecto la persona tiene algo de información que no desea soltar o simplemente no se siente cómodo allí.

Cruzarse de brazos con los puños cerrados es señal de hostilidad y agresión. Cruzar los brazos con los pulgares por fuera también es signo de actitud dominante.

Cuando solo uno de los brazos se cruza mientras el otro cuelga, la persona trata de recrear la seguridad que sentía de niño cuando sus padres solían llevarlo de la mano. Es un gesto bien observable cuando se habla en público frente a una audiencia.

Levantar la cabeza

Cuando la cabeza ha estado agachada, el levantarla demuestra interés en aquello hacia donde se mueve. Una excelente confirmación viene dada por unas cejas levantadas.

Caminar con la cabeza levantada y la mirada ligeramente el frente y hacia abajo, suele comunicar altivez –aunque es una poderosa señal de autoconfianza.

Inclinar la cabeza hacia un lado también comunica interés,. Este gesto es considerado por algunos expertos como signo de sumisión: Se expone la vena carótida, lo cual es un signo de vulnerabilidad.

Agachar la cabeza

El agachar la cabeza cubre el cuello y la barbilla indica una posición defensiva o de sumisión. Cuando viene acompañada de una mirada también hacia abajo, quiere decir “no me atrevo siquiera a mirarte”.

El agachar la cabeza mientras se mantiene contacto visual es una señal de coqueteo típica de las mujeres que comunica ” Eres atractivo y no puedo quitarte los ojos de encima” pero en otros contextos puede ser señal de reto y respeto por el enemigo: “Eres fuerte y no confío en ti”.

Tocarse la cabeza y la cara

Tocarse la cara suele ser un signo de ansiedad. El cubrirse los ojos, los oídos o la boca implica que no queremos ver, oír o decir algo en particular.

Tocarse la barbilla o un lado de la nariz, suele ser señal de pensar y tomar decisiones, así como juzgar la situación. Tocarse la frente es una forma de auto-castigo y de decir “me siento tonto”, pero en otro contexto puede significar que las personas con que está tratando el individuo son las que él está percibiendo como tontas….

Las manos

¡Hablamos con las manos! Unas palmas hacia arriba y abiertas son indicativo de honestidad “mira, no tengo nada que ocultar”. Las palmas hacia abajo son señal de dominancia, la cual es mucho más agresiva si el puño está cerrado y se levanta un dedo.

Manos entrelazadas

¿A qué nivel se encuentran entrelazadas las manos? Al parecer existe una relación entre las manos entrelazadas y la altura a las que la persona las tenga.

A mayor altura, mayor negatividad. ¿Están a nivel del rostro –con los codos apoyados sobre la mesa–, o sobre la mesa, o la persona se encuentra de pie, y las manos están cruzadas por debajo de la cintura?

Este gesto no debe confundirse con el de frotarse las manos que suele tener un significado positivo: Se espera algo bueno, una expectativa positiva.

Juntar las yemas de los dedos de las manos implica confianza en sí mismo. La persona que habla, se siente bajo control de la situación.

Unas manos entrecruzadas hacia arriba se emplean cuando se opina sobre algo, y hacia abajo cuando se está prestando atención.

Manos en los bolsillos

El meterse las manos en los bolsillos dejando los pulgares por fuera es un signo de poderío, dominación y seguridad. Es además una señal que suele ser rápidamente percibida por mujeres cuando evalúan de manera inconsciente al sexo opuesto. Si son los pulgares los únicos que se meten en los bolsillos con el resto de la mano por fuera, suele comunicarse lo contrario: desconcierto e inseguridad.

Pies inquietos

Unos pies saltarines o que se mueven rápidamente son señal de impaciencia.

También puede indicar que se trata de una persona bastante inquieta o deficiente de atención. Esto puede constatarse con el lenguaje verbal de la persona, viendo que tan rápido es su tren de pensamiento pasando de una idea a otra, o siguiendo el hilo de la conversación.

Dar pasos cortos o arrastrados

Suele ser señal de depresión o de estar pensando mucho las cosas. Una persona que además mira hacia abajo y camina despacio o arrastrando sus pasos se encuentra seguramente enfrentado a un problema y trata de resolver un conflicto mentalmente.

Apuntando en cierta dirección

Por lo general los pies indicaran hacia donde quiere dirigirse la persona, donde quiere centrar su atención. Estando de pie, la punta del pie más alejado del cuerpo, señalando hacia la puerta, quiere decir que la persona quiere salir de allí. Señalando hacia una persona, quiere decir que dicho individuo se roba su atención.

Cruzar las piernas

El cruzarse las piernas o los tobillos suele implicar que la persona se encuentra a la defensiva y se busca inconscientemente defender el área genital.

Sin embargo, el solo cruzar las piernas sugiere un menor estado a la defensiva que el de cruzar los brazos.

Cruzar los tobillos

Hombres y mujeres tienden a cruzar los tobillos cuando se sienten nerviosos y buscan suprimir dicha sensación.

Aferrar la pierna

Aferrar la pierna a una de las patas de la silla o a la otra pierna estando sentado o de pie –lo cual es más común en mujeres que hombres–, comunica resistencia. En una reunión de ventas o entrevista de trabajo, la persona que realiza este gesto trata de aferrarse para no dejarse llevar.

Palmada en los muslos

Una persona que esté de pie puede darse varias palmadas a sí mismo en los muslos como señal de impaciencia. Es además un gesto que comunica “¡Listo, eso es todo!”

Tocarse los muslos

Es un gesto de auto-confort. Una persona antes de comenzar a dar una explicación o de ser el centro de atención puede acariciarse levemente los muslos como señal de preparación, de decir “Aquí vamos, todo saldrá bien”.

Por otro lado, el descansar las manos sobre los muslos al conversar sentado, puede ser tomado como una señal de apertura, el individuo está abierto a lo que tenemos para decirle.

Reacomodar el cuerpo

Inclinar el cuerpo hacia adelante es un gesto de aceptación y obediencia.

Normal entre personas de rangos jerárquicos menores frente a sus superiores.

Es una forma de decir “comprendo / así será”. El mismo gesto al estar sentado en una mesa indica deseo de comunicación y comprensión. En este caso el entrecruzamiento de manos, más que indicar que algo se guarda, es simplemente una ayuda a estar más cómodo en dicha posición, aunque puede indicar que lo que va a hablarse es algo de confianza.

En cambio el inclinarse hacia atrás puede indicar sorpresa o shock. Una persona tomará distancia de otra inclinándose levemente hacia atrás al escuchar algo que le sorprenda o incomode. Acompañar esto con un leve cierre de los ojos o cierre de la boca es una señal de disgusto.

Cuando una persona reacomoda su cuerpo hacia atrás al estar sentado, puede indicar que la persona desea retirarse de la situación. Es un útil durante un interrogatorio ¿Cómo se reacomoda la persona dependiendo de la pregunta que escucha?

El estar desparramado sobre la silla indica pereza y desinterés. Una persona que oculte estar aburrida en cierta situación, terminará revelándolo inconscientemente al ir se soltando de manera desparpajada sobre la silla.

Por el contrario, una espalda recta con el cuerpo en una posición erguida al estar sentado, denota seriedad y atención y es además un símbolo de estatus.

Expandirse y ocupar espacio con el cuerpo –al estar sentado por ejemplo– es señal de relajación y confianza. Es un rasgo positivamente apreciado por las mujeres con respecto a los hombres que denota apertura.

Referencia rápida de gestos en el trabajo

  • Abrir los ojos: Saludo. Bienvenida. Maravilla. Gusto.
  • Brazos cruzados: A la defensiva.
  • Brazos tras la espalda: Pensativo, relajado.
  • Cubrirse la boca: Ocultando algo.
  • Tocarse el lóbulo de la oreja: Deseo de responder rápidamente a lo que le dicen, pero no le dan oportunidad.
  • Golpeteo con las manos/pies u objetos: impaciencia. Querer terminar lo que están haciendo cuanto antes.
  • Toca con las manos sus muslos: Ansioso de irse.
  • Inclinarse hacia adelante: Quiere saber más.
  • Inclinar la cabeza hacia el otro: Interesado. Hay empatía.
  • Levantar una ceja: Escéptico.
  • Manos entrelazadas tras el cuello: Superioridad.
  • Mano sujetando una muñeca: Algo se guarda.
  • Mirada sin parpadear: Amenazante.
  • Una mano agarrada de la parte trasera del cuello: Rabia.
  • Una mano sujetando el antebrazo: Inseguridad
  • Ojos cerrados al hablar: No desea objeciones.
  • Piernas cruzadas/ espinilla sobre la rodilla / Manos sujetando piernas: terquedad, inamovible.
  • Rascarse la cabeza: Extrañeza, asombrado.
  • Rascarse el cuello / la oreja: inseguro.
  • Recostar la cabeza sobre la mano: Aburrición o cansancio.
  • Sonrisa hacia un lado: Sarcástico. No le causa gracia.
  • Sobarse un ojo: No lo ve de esa manera.
  • Tocarse el mentón: Pensándolo, indeciso.
  • Tocarse la parte de atrás del cuello: Inseguro, no cree lo que le dicen.
  • Tocarse la frente: Problema. Situación difícil. Impaciencia.
  • Tocarse la mejilla: Confundido. No comprende.
  • Tocarse la oreja: Objeta lo que le están diciendo.
  • Tocarse la nariz: Oculta algo. Dice una mentira. Cree que le están mintiendo.
  • Taparse la boca: Le parece difícil decir lo que está diciendo en caso de que sea cierto.

Libro: Lenguaje Corporal. Autor: Juan David Arbeláez

Abrir chat
1
Hola
¿En qué te puedo ayudar?