Saltar al contenido
Vida Plena PNL

Naturaleza de las creencias

mayo 1, 2020

La Naturaleza de las Creencias

El cerebro y, de hecho, cualquier sistema biológico o social, está organizado en niveles. Tu cerebro funciona a diferentes niveles. Como consecuencia de ello, puedes tener diferentes niveles de existencia y de pensamiento.

Al tratar de entender el funcionamiento del cerebro, o tratar de cambiar conductas o comportamientos, es necesario tener en cuenta esos diferentes niveles. Lo mismo ocurre en un sistema empresarial, donde hay distintos niveles de organización.

Desde el punto de vista psicológico parece que son cinco los niveles con los que trabajamos la mayor parte del tiempo. (1) El nivel básico es nuestro entorno o ambiente, nuestras restricciones externas. (2) Actuamos en ese entorno a través de nuestra conducta. (3) Nuestra conducta está dirigida por nuestros mapas mentales y estrategias, las cuales definen nuestras aptitudes. (4) Esas aptitudes están organizadas por los sistemas de creencias los cuales son el tema de este trabajo y (5) las creencias están organizadas según su identidad.

Cuando una persona experimenta cualquier tipo de dificultad, lo que nos gustaría saber es: ¿proviene esa dificultad de su contexto externo o de su carencia del tipo específico de conducta requerida para ese entorno? ¿Es porque no ha desarrollado la estrategia o mapa adecuado para generar dicha conducta? ¿Es porque carece de creencias, o porque tiene creencias contrarias que interfieren con su vida o con sus resultados? Y finalmente, ¿existe alguna interferencia a nivel de identidad del sistema en su conjunto?

Para todo aquél que trabaje en las áreas de aprendizaje, comunicación o cambio, estas distinciones son muy importantes.

Ejemplos de Niveles Lógicos

Los niveles lógicos en una persona. Supongamos, por ejemplo, que un niño no toca bien la guitarra:

Nivel Entorno

El maestro podría decir: “No es culpa tuya. Había mucho ruido en el salón o bien ocurrió algo que te dificultó tocar debidamente”.

En otras palabras, el problema está en el entorno y no tiene que ver contigo en absoluto. Por supuesto, esto genera la menor presión sobre el estudiante.

Nivel Conducta

El maestro podría decir, centrándose en una conducta específica: “Has tocado mal una nota musical”. En este caso la responsabilidad recae sobre el estudiante.

Nivel Aptitudes

Al nivel de aptitudes el maestro podría decir: “No estás bien en este instrumento, tus aptitudes para tocar la guitarra, el ukulele o lo que sea no están suficientemente desarrolladas”. En este caso la implicación es más amplia.

Nivel Creencias

A nivel de valores el maestro podría decir: “¡Bueno, esto no es lo importante! Lo que importa es que disfrutes mientras aprendes”.

Aquí el maestro está reforzando la creencia de que no es importante obtener un buen sonido, sino disfrutar del aprendizaje. Ya hemos saltado al nivel de creencia. Ya estamos más allá del sujeto, abarcando a todo el proceso de aprendizaje.

Nivel Identidad

A nivel de identidad, el maestro podría decir: “Eres un mal músico”, o “estás incapacitado para tocar la guitarra” o “la música no es lo tuyo”. Éstas palabras afectarán a la totalidad del ser del niño.

Este nivel de identidad difiere del nivel de aptitudes. No es lo mismo creer que no soy capaz de sobresalir en una materia en particular que creer que soy tonto.

Estos ejemplos nos están demostrando ya el impacto que tienen los diferentes niveles. Hay una gran diferencia entre alguien que dice: “No soy capaz de controlarme con la bebida” y quien dice: “Soy alcohólico y siempre seré alcohólico”.

Cualquier cosa que asumamos como parte de nuestra identidad comenzará a ejercer un impacto muy profundo en nosotros.

Siempre debemos querer decirnos a nosotros: “Yo me quiero a mi mismo y me amo como soy”

Esta afirmación está a un nivel de Identidad

Abrir chat
1
Hola
¿En qué te puedo ayudar?